Identificar los elementos clave y amplificarlos hasta el límite. Bajo una consigna aparentemente sencilla el equipo de diseño de Nike abordó la renovación de un clásico de la marca, Nike Blazer Mid ’77.

Si algo funciona no lo toques, dicen algunos. Si algo funciona llévalo al máximo, dice Nike. Y lo hace como nadie.

La primera zapatilla de baloncesto de Nike presume de un legado histórico compatible con una constante capacidad de renovación. Desde su nacimiento en 1972 la Nike Blazer se ha adaptado a distintos contextos para captar la esencia de cada tiempo con nuevos materiales, funcionalidades y estilos. Ahora ha llegado el momento de una nueva interpretación. 

El equipo de diseño de Nike  liderado por Julie Inderbitzin debía respetar las líneas de la Blazer Mid’77, quizás la versión más popular, pero sumarle un componente lúdico para convertirla en una zapatilla funcional, activa y moderna. El proceso no fue sencillo. 

Los materiales debían ser el principal punto de encuentro con sus orígenes. La Blazer tiene una relación muy directa con los consumidores, que pueden contar sus vivencias a través de ella.

Para recordar las sensaciones de la zapatilla original se han mantenido los materiales habituales en la Blazer, piel con detalles de suede en la puntera, y se actualizan con componentes elásticos. 

El segundo paso era exagerar su sentido lúdico. Debía ser un modelo fácil de poner y quitar, un concepto que Nike ha sabido desarrollar en su línea FlyEase. Para esta ocasión diseñaron una pieza trasera elástica y dos presillas que permiten ponerte en marcha rápidamente. 

Ya tenían una zapatilla fácil de poner y con sensaciones clásicas. ¿Cuál es el siguiente paso? Llevarla al límite, amplificar sus elementos clave: puntera, cordones y swoosh.

El logo con el que identificamos a Nike se infla para recordar oscuros modelos de los noventa ¿alguien recuerda la Air Grudge? Como muchas de aquellas zapatillas el enorme swoosh es asimétrico y con doble personalidad, es descarado en la parte exterior y se esconde bajo la ojetera en la zona interior.

El toque final es la suela exterior inspirada en la Blazer original con nuevas y exageradas texturas, que no solo se unen al lenguaje estético de la Jumbo, también proporcionan un mejor agarre en superficies complicadas. Perfectas para el invierno. 

How To Style The Nike Blazer Jumbo | ASOS Style Feed
Nuevas versiones low de las Blazer Jumbo.